Logo RedMadre

¿Cómo he conseguido sanar mis abortos y salvar mi maternidad? Un día con Leire Navaridas

 

El pasado 24 de febrero, Leire Navaridas, voluntaria de Fundación REDNADRE visitó Zaragoza, invitada por la Asociación REDMADRE Aragón para dar testimonio de su vida, intentando con ello abrir los ojos a la verdad y a la realidad a mucha gente que, como ella hace 10 años, no cuenta con toda la información sobre lo que supone para una mujer someterse, ante un embarazo no previsto, a lo que ella llama intervención violenta del embarazo. Para Leire, la IVE no es ni “interrupción”, ya que esa vida no podrá volver a continuar, ni es “voluntaria”, porque la mujer acude presionada por sus circunstancias y desconociendo casi siempre la verdad. “La sociedad nos ha metido en la cabeza que un embarazo y la maternidad te pueden destrozar la vida y muchas personas acuden al aborto no como una opción de vida, sino por puro instinto de supervivencia”.

Leire Navaridas: tiene 38 años, es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. Nació en San Sebastián, pero ha vivido y trabajado en Bilbao, en Alemania, en Australia, en Macao, Colombia y ahora vive y trabaja en Madrid. Es Madre de tres hijos, uno vivo y dos muertos. Se declara feminista, pero rechaza la defensa que el feminismo hace del aborto como un bien para la mujer. Desde hace varios años es voluntaria de REDMADRE. Desde que su vida dio un vuelco al darse cuenta de su realidad, ofrece su testimonio de su experiencia.

La jornada empezó con las entrevistas que a ella y a la presidente de la Asociación REDMADRE Aragón, Pilar Lahuerta, concedieron, primero en la tertulia en Esradio Aragón Teletv, tiene Mayte Salvador, y después en Cope Zaragoza, con Laura Hernández y Álvaro Montaner.

IMG 20200224 134500 copia

Posteriormente, Leire pudo conocer un poco la ciudad de Zaragoza junto con Pilar y Teresa Calatrava, tesorera de REDMADRE Aragón: el Pilar, la rivera del Ebro, el casco antiguo con El Tubo, Paseo de Independencia y alrededores, comer en el nuevo Mercado central y tomar café en la terraza de Montal. Todo ello con un día primaveral que hizo.

IMG 20200224 130337

Ya por la tarde, a las 19:00, Leire acompañada de Pilar, contó, al casi repleto salón de actos del Centro Joaquín Roncal de la Fundación Caja Inmaculada, su impactante testimonio, el cual no dejó indiferente a nadie. El público participó de manera muy activa al terminar el mismo haciendo ver lo impresionados y agradecidos que estaban por el esfuerzo tan grande y generoso de Leire.

Leire contó también que tras quedar embarazada no supo cómo abordar sanamente aquella realidad. “Un marrón”, como decía ella. Tenía 26 años y estaba lejos de todos. Se sentía sola y desbordada. Como único apoyo, llamó a una amiga de San Sebastián ya que sabía que el novio de su madre era ginecólogo y practicaba abortos. Sin tener en cuenta la opinión del que era su marido en aquel momento, aunque sin poner él objeción a ello, voló y ejecutó, con la complicidad de su madre, el plan previsto. Después nunca más volvieron a hablar del tema, ni con su marido, ni en la familia, ni con sus amistades. “Me llegué a creer que mi vida sería igual después de abortar”.

IMG 20200224 WA0032

Nos dijo que por una serie de problemas de vértigos acudió a un terapeuta, quien además de hacerle ver que su problema radicaba en su pasado, le ayudó poco a poco a conocerse realmente. Al poco tiempo, se quedó nuevamente embarazada y lo que para ella volvía a ser un “marrón”, el terapeuta rápidamente le hizo cambiar y conectarse con su hijo gracias a una frase que ella recordará toda la vida ya: “Leire deja de destruir y ponte a construir”. Lamentablemente, y pese a que ella ya estaba vinculada y deseaba ese hijo, como consecuencia de su primer aborto, lo perdió al poco tiempo.

La vida de Leire continuó aparentemente como si nada de eso hubiera pasado, “creando muros a mi alrededor”, dijo, pero continuó con su terapeuta. Él fue quien por fin y a lo largo de varios años y poco a poco le hizo darse cuenta de su verdadero error, del dolor profundo e interno que llevaba dentro, del daño que se estaba causando y afortunadamente “abrí la compuerta que encerraba todo el dolor relativo a los abortos. Fue un dolor inabarcable. No podía parar de llorar. La culpa del primero y la pena del segundo me arrojaron a un precipicio emocional antes rechazado”. Afortunadamente, aunque ya no seguía con su marido, contaba con gente que por aquel momento la apoyaba. Ahí empezó su proceso de sanación. Reconociendo y dándose cuenta de la soledad y el desconocimiento que le habían llevado a hacerlo. Sintiéndose a la vez “victima” y “verdugo”. Ella pensaba que tomaba una buena decisión, no tenía una situación estable, era todavía muy joven, no tenía vivienda ni trabajo y todo lo que había a su alrededor la empujaba a realizarlo. Ahora empezaba a darse cuenta de que lo que llevó dentro era una vida, la de su hijo al cual ella había eliminado de forma violenta y de que, para su segundo hijo, eso pudo ser también la causa de que no pudiera llegar a término.

Acompañada por personas que no la culpaban y que la ayudaban, fue comprendiendo poco a poco “que soy víctima de un sistema que permite la violencia contra nuestros hijos, que ahora es legal, está institucionalizada, subvencionada y, además, promovida por entidades que defienden “teóricamente” a la mujer”. En su educación y entorno familiar el mensaje recibido es que la maternidad es cosa sólo de ella y que desconfíe de los hombres. Se da cuenta de que no ha tenido una educación basada en los sentimientos y el verdadero amor. Poco a poco y con mucha ayuda consigue perdonarse y no seguir destruyéndose. Ella finalmente encontró el amor en Antonio y pudo ver cumplido su deseo de ser madre con el nacimiento de su hijo Lander. Sabe que ya nunca podrá olvidar a sus otros hijos, pero que podrá relacionarse con ellos ayudando a ver a otras mujeres el error en el que ella incurrió.

Estamos cerca de ti para escucharte

Nunca estarás sola

Contáctanos

Información básica en protección de datos

Conforme al RGPD y la LOPDGDD, FUNDACION REDMADRE tratará los datos facilitados, con la finalidad de contestar las dudas y/o quejas planteadas a través del presente formulario y facilitar la información solicitada. Siempre que nos lo autorice previamente, enviaremos información relacionada con la actividad de FUNDACION REDMADRE y el resto de asociaciones del grupo redmadre. Podrá ejercer, si lo desea, los derechos de acceso, rectificación, supresión, y demás reconocidos en la normativa mencionada. Para obtener más información acerca de cómo estamos tratando sus datos, acceda a nuestra política de privacidad

Enviar

Fundación REDMADRE

Oficinas centrales:

Marques de Ahumada, 14- 2ª planta

28028 Madrid

Teléfono: 918 33 32 18