Logo RedMadre

Nadie te puede obligar a abortar

La trabajadora social decidió que "tenía" que abortar sí o sí

Nadie te puede obligar a abortar

Era demasiado pronto para quedarme embarazada, sólo tenía 14 años, pero sucedió. Me llamo María, vivo en un pueblo de Madrid. Al principio me asusté mucho, pero mi novio me apoyaba, decía que si había ocurrido, teníamos que afrontarlo juntos. Él tiene 16 años, y es más maduro que yo. Tuve que decírselo a mi madre, que se llevó un disgusto tremendo. Me dijo que pediríamos ayuda a los Servicios Sociales Municipales, que algo había que hacer, porque una niña de mi edad necesita toda la ayuda del mundo en una circunstancia así.

En el despacho de la Trabajadora Social escuché cosas muy raras, parecía que yo no estaba presente, se hablaba de mi embarazo como si fuera el de otra persona distinta. Ella decidió que yo no podía ser madre a mi edad, dijo que era imposible, que no tenía ningún tipo de ayuda y que “tenía” que abortar, no había otra solución. Y desde su despacho pidió cita en el Hospital 12 de Octubre, de Madrid, para el día siguiente.

Me llevaron casi a la fuerza, no podía creer que me encontrara en un hospital público donde me iban a hacer algo que yo no quería. Así que salí corriendo de allí, me escapé y volví a casa.

La Trabajadora Social llamó a mi madre y le dijo que aunque había perdido esa cita, me conseguía otra rápidamente, pero que tenía que abortar sí o sí. Mi madre no sabía qué hacer, la pobre, me veía llorar porque yo no quería abortar, pero creía que la Trabajadora Social sabía más que ella, y había que hacerle caso.

Gracias a una amiga que supo lo que pasaba, nos llamaron unas voluntarias de una Fundación que vinieron a mi pueblo a vernos. Hablaron conmigo, con mi madre y con mi novio, y nos prestaron toda la ayuda que necesitábamos para no abortar. Entonces nos dimos cuenta de que sí existen ayudas para madres en apuros, madres tan jóvenes como yo; es cierto que no son ayudas públicas, sino de asociaciones, pero son reales. También nos dijeron que si la embarazada no quiere, nadie la puede obligar a abortar, ni los Servicios Sociales, ni la familia, ni la pareja, ni el trabajo. Es una pena la de chicas en mi situación que han sido llevadas a abortar en contra de su voluntad, engañadas la mayoría.

Yo tengo a mi hija conmigo, y mi madre es feliz siendo una abuela tan joven. Algún día me casaré con mi novio, cuando estemos listos, de momento, ya somos padres y somos muy felices.

Déjanos tu experiencia



Tu experiencia puede ayudar a otras mujeres. Anímate a compartirla y escríbenos

Estamos cerca de ti para escucharte

Nunca estarás sola

Contáctanos

Enviar

Fundación REDMADRE

Oficinas centrales:

Marques de Ahumada, 14- 2ª planta

28028 Madrid

Teléfono: 918 33 32 18